miércoles, 31 de mayo de 2017

Nota de Prensa CENIZAS de Juan de Dios Garuño


La editorial Palabras de Agua publicará en junio Cenizas, la nueva novela de Juan de Dios Garduño

El próximo 23 de junio, la editorial Palabras de Agua pondrá a la venta la nueva novela de Juan de Dios Garduño, Cenizas, con la que el autor regresa al terror después de su paso por la novela de aventuras.

Cenizas es la secuela de Extinction: Y pese a todo, la novela adaptada al cine por Miguel Ángel Vivas y protagonizada por Matthew Fox (Perdidos) y Clara Lago, y de El arte sombrío, aunque no está concebida como parte de una trilogía y puede leerse de forma independiente.

En Cenizas, seguimos la evolución de algunos personajes ya conocidos en unavuelta de tuerca al género apocalíptico que dio fama al escritor sevillano.





SINOPSIS
Tras una década de relativa tranquilidad, un asesinato horroriza a los habitantes de Villa Salvación. Con el mundo muerto y sumido en frío y cenizas, Peter y Ketty no solo tendrán que hacer frente al terrible crimen: los albinos han regresado y no vienen solos.

EL AUTOR
Nació en Sevilla en 1980. En 2010 publicó su novela Y pese a todo…. Vaca Films, productora de Celda 211, la llevó al cine con coproducción estadounidense, dirección de Miguel Ángel Vivas (Secuestrados, 2011) y actores de Hollywood de la talla de Matthew Fox (Perdidos) y  Jeffrey Donovan (El intercambio) y la española Clara Lago. La novela también obtuvo el premio Nocte 2011 como mejor novela de terror española.

Garduño ha publicado, además, El hijo del Mississippi (2016), El arte sombrío (2013) yEl camino de baldosas amarillas (2012).

Asimismo, ha escrito guiones de cortometrajes finalistas en el Festival de Sitges, el Festival Internacional de Cine Fantástico de París o en el WorldFestde Houston (Premio Remi). También ha coescrito un guión de largometraje junto a Tom Holland (El muñeco diabólico y Noche de miedo). En 2017 estrenó su primer cortometraje como director, Fe, con Víctor Clavijo y Eva Isanta, nominado en numerosos festivales españoles.

LA EDITORIAL
Palabras de agua es un proyecto editorial de Ana Coto Fernández, editora y escritora; Juan de Dios Garduño, editor y escritor, y Miren E. Palacios, escritora y poeta.
Su catálogo se centra en la literatura infantil y juvenil y de género, aunque también publica poesía o novela histórica.

Puedes contactar con nosotros en:
http://palabrasdeaguaeditorial.com/
info@palabrasdeagua.com
Facebook: https://www.facebook.com/EditorialPalabrasDeAgua/
Twitter: @PalabrasDeAgua1

(N de P)



miércoles, 10 de mayo de 2017

DOS MINUTOS de Jorge Moreno


Tuve conocimiento, tanto de la novela como del autor, a través de las redes sociales, como otras muchas veces. Y enseguida me llamó la atención porque realmente tenía ganas de leer algo divertido.

Confieso que al principio no las tenía todas conmigo. Es decir, hay muchas novelas que se venden como comedia, pero luego cada uno, como en el dolor o en el placer, tenemos nuestro umbral del humor en un punto distinto. Pero por suerte, en este caso no me equivoqué, porque en cuanto empecé a leer, me di cuenta que realmente me lo iba a pasar bomba.

Jorge Moreno, tiene el placer de presentarnos a David, que podría ser el perfecto perdedor entrañable y a la vez tremendamente humano. Un personaje que vive en su propia realidad, que se niega a aceptar que su mujer le ha dejado, y que tiene un trabajo que le resulta anodino. Pero sobre todo, tiene muy muy muy mala suerte. Tan mala suerte que Murphy sería su becario. Por lo que tampoco es capaz de gestionar las cosas cuando, sorprendentemente, le sucede algo bueno. Pero es que los personajes que le acompañan, unos secundarios de lujo, por cierto, tampoco ayudan a que nuestro calamitoso protagonista se vea convertido en un héroe, pero nos ofrecen todo lo que esperamos de este tipo de novelas.

“Dos minutos” tiene una argumento divertidísimo, una trama en la  que no paran de suceder cosas, algunas de ellas tan inverosímiles que no te queda más remedio que creértelas a ciegas, y un ritmo que el autor consigue que no decaiga desde el principio hasta el final. ¡Y qué final! Carcajadas puras es lo que consigue ese final. Obviamente no voy a hacer spoiler, pero os diré que la escena del hospital es sublime (ahora no os queda más remedio que leerlo si queréis saber de lo que estoy hablando).

Si buscas una novela con la que no sólo no tengas que pensar, sino que además te distraiga de todo y te haga pasar un rato divertidísimo, "Dos minutos" es tu libro. Y es que a veces no tener que pensar es una opción muy válida. Porque la literatura trascendental y cargada de mensaje está muy bien, pero de vez en cuando también es conveniente darse a la lectura por el mero hecho de pasar un buen rato y desconectar, y eso Jorge Moreno lo consigue con creces de una forma magistral.

Muchas veces, el humor está denostado en el mundo literario, la comedia parece un género estigmatizado, lo cual me parece muy injusto, y más teniendo los grandes maestros de humor literario que tenemos en este país. Y señores, yo reivindico mi derecho a reírme.

Por cierto, Jorge, quiero un spin-off de los padres de David.





miércoles, 3 de mayo de 2017

LA PARTE ESCONDIDA DEL ICEBERG de Màxim Huerta



"Te doy toda esta novela para que aparezcas". Y con esta frase que lo engloba todo, yo ya no tendría que añadir nada más.

También podría quedarme en la superficie y contaros que es una perfecta guía turística de París, y un bonito recorrido tanto por la ciudad, como por el interior del protagonista. Y la verdad es que puedes intentar verla así si lo que pretendes es salir indemne de ella. Pero allá tú si eso es lo que quieres. Y yo, ni quiero ni puedo. Cuando una novela es tan generosa, estás en deuda con ella, y lo mínimo que se puede hacer es desnudarse de la misma manera que lo hace ella.

“La parte escondida del iceberg” es la última novela de Màxim Huerta. Pero esta vez no recurre a la ficción para escribirla, sino que se muestra de verdad, exponiéndose completamente al desnudo. En ella repasa momentos de su infancia, de su madurez, con su familia, con sus amigos o con sus colegas de profesión. Pero sobre todo habla de su amor. No ‘del amor’ como algo genérico. No del amor fraternal o filial. No. De SU amor. De ese amor que nos marca para para siempre. Ese amor que con un poco de suerte todos hemos tenido, y que en muchos casos algunos hemos perdido.

El autor se muestra tal y como es, lejos de tabúes y convencionalismos, haciendo un recorrido interior y exterior por esa relación que terminó, pero que no llegó a cerrar en su momento, por ese amor mayúsculo que merece la pena ser vivido hasta las últimas consecuencias, aunque estas sean dolorosas. Y Màxim  lo hace públicamente, regalándonos cada minuto de ese exorcismo interno y haciéndonos cómplice de él. 

Para ello viaja a París, y nos lleva de la mano mostrándonos las calles y los lugares que una vez recorrieron juntos. Un paseo que tiene algo de ceremonial, y que es una despedida de una etapa. Un punto y final escrito, para poder empezar de nuevo.

Y es que todos tenemos un París al que volver a cerrar heridas. Y ha habido momentos en los que las palabras de este libro se me han ido clavando como agujas, en la medida que lo iba leyendo. Me ha dolido y me ha hecho llorar sin consuelo, hasta el punto de tener que apartarlo alguna vez, haciéndome reconocer que yo no había sido capaz de volver a mi París particular a cerrar del todo alguna etapa de mi vida. Porque, como me dijo una vez una amiga, uno sufre y tarda en olvidar en la medida en la que uno ha amado.

Esta novela es como ese chocolate caliente que te tomas en invierno: que hay que beberlo poco a poco, sorbo a sorbo, porque te quema en cada trago, pero al final te reconforta y te quita el frío. Y antes he dicho que yo no había vuelto a mi París particular. Pero este libro ha conseguido que lo haga, que realice ese paseo y me despida de algunos lugares y algunos momentos que tenía pendientes. No físicamente, está claro, pero sí interna y emocionalmente. Sí he transitado esas calles que debía haber recorrido hace tiempo.

Y según iba leyendo iba siendo consciente de muchas cosas que no había sido capaz de ver. Me he dado cuenta que todos somos una casa en la que, si se va un inquilino, debemos volver a acondicionar las habitaciones para que vuelva a ser un hogar. Porque si no, se terminarán formando goteras, y o las reparamos o nos tendremos que acostumbrar a vivir con ellas.

Y he sido consciente de que somos un iceberg, que nuestra parte escondida es mucho mayor que la visible. Y que eso que no se ve, que muchas veces creemos que va a terminar hundiéndonos, es lo que realmente nos mantiene a flote.

Iba avanzando en el libro, y a la vez me iba dando cuenta de lo que me iba a costar escribir esta reseña, por diferentes motivos. Por un lado, porque me parece tan maravillosa, tan bien escrita, tan real y tan perfecta, que cualquier cosa que pudiera yo decir de ella se iba a quedar corta, y que nada de lo dijera podría reflejar certeramente todo lo que me ha hecho sentir.
Y por otro lado, porque estaba siendo consciente que escribir esta reseña, me iba a obligar a abrirme de una manera que creo que nunca había hecho por aquí.

Y el exorcismo de Màxim, lo convertí en el mío. Alejando fantasmas, cerrando puertas que pensaba que hace tiempo estaban clausuradas, pero a las que falta echar el cerrojo. Recorrí ese París mío, que no es el mismo que el suyo, pero que es el mío. O lo era, porque quizás ya no me pertenece. Y me ayudó a quitar el polvo a las habitaciones y a reparar las goteras. Incluso llegué a darle una manita de pintura al techo.

Terminé el libro. Y me lo quedé mirando cerrado, yo sentada con las piernas encogidas, sobre mi sofá. Y seguí mirándolo. Y seguí llorando. Porque ha sido el libro que me ha hecho llorar ríos. El libro que más me ha tocado y removido en mi vida. Que me ha roto por dentro y después me ha reconstruido.
Y su final es, de alguna manera, mi principio.

Esta es la novela más personal de Màxim, y se va a quedar conmigo y en mí para siempre. Y esta es posiblemente la reseña más personal que he escrito.

Màxim, te doy esta reseña para que nunca te vayas.